Click y Click

Hyundai

domingo, 25 de junio de 2017

La Malagueta es un icono de la ciudad (I PARTE)

Cuanto daño es capaz de crear alguien a la que quieres mucho, incluso darías su vida por ella y solo sabe dar la espalda. Sin embargo y a pesar de todo… Málaga te sigo queriendo y eso viene de lejos,…  tan lejos que ya no me acuerdo; puede que sea desde que nací. Hoy en este mundo global y donde todo vale y se pretenden acciones originales y de identidad de esta tierra bendita, parece, para algunos, que descubren una América cada día, y que todo vale o al menos todo está permitido. Por eso te das cuenta, el tiempo que ha pasado por tus malagueñas venas, donde esos ríos de sangre que brotan del corazón y parecen tener el verde y grana como muleta para torear la vida ya son bastante viejos. Sobre todo para no hacer cuentas chungas.

La construcción de la Plaza del arquitecto joaquín de Rucoba cambió  el
rumbo del barrio a partir de 1874. 
Amante de la cultura, el arte y el trabajo bien hecho por esta bendita tierra mediterránea, leí días pasados, como si de un descubrimiento nuevo se tratase e incluso como si fuera algo de otro mundo un artículo sobre la obra “Torera”. Se trata, según leo, de un espectáculo programado dentro de los actos previstos por la Bienal de Flamenco de Málaga. En esta ciudad la mujer tiene su sitio por el mero hecho de ser mujer, es decir por derecho propio, no se ha ganado nada porque lleva implícito que es igual que el hombre y a veces mucho más y mejor. A la largo de la historia de la tauromaquia son muchas las madres y muchas las toreras que aportaron su grano de arena para gloria del arte de Cúchares. Lo cito, como personaje polémico, pero que gustaba a las masas por su conocimientos taurinos. El mundo taurino vuelve a estar de luto, un ser humano, el torero Ivan fabdiño, murió y una madre más está de luto de ese luto que rompe el alma. Mi más sentido pésame madre torera.

Así de bonito lucía a principios del siglo XX el barrio de La Malagueña y
su recién estrenada Plaza de Toros recubierta del ladrillo rijo.
Todo lo que está bien trabajado y montado con el corazón y con mucho arte, merece ser aplaudido y más si pretende ser vanguardia y punto de referencia cultural de esta tierra. El cine, la danza incluso la literatura y la ópera está repleta de mujeres ligadas al mundo taurino. Sin embargo, a mi “Torera” me ha parecido original, con arte y sobre todo por ser valientes en declarar, que debemos sentirnos orgullosos de lo nuestro y nuestras tradiciones. Por eso entiendo, que La Malagueña de por si ya es un personaje que entre sus muros encierra mucha historia y mucho arte de diversos sectores de la cultura- Sin embargo, lo que me parece que le hace poca justicia es el trato fotográfíco que se ha dado a la plaza de toros de La Malagueña y a todo el elenco de la Compañía Antonio Andrade y Úrsula Moreno. “Torera” merece algo más en mi humilde criterio. No ser convencional quiere decir fuera de lo corriente, al menos es mi modo de ver algo distinto. Las imágenes no hacen justicia al espectáculo, transmiten muy poquito de él postergando ese gran monumento que es la plaza de toros.

Acuarela dedicada a la mujer malagueña

Desde finales de los 70´s y principio de los 80´s como periodista, fotógrafo y cineasta he tenido por bandera mostrar a mi tierra (virtudes y miserias), el barrio donde nací y una de sus grandes apuestas que cambió la historia de su entorno fue la construcción de la plaza de toros, obra del arquitecto Joaquín de Rucoba. Edificio que vio como a su alrededor cambia el concepto de la llamada “Haza de Riding” y pocos años más tarde lo convierte en el incipiente barrio que desemboca en un centro urbano y moderno Barrio de la Malagueta. Nací, me crié y he vivido muchos años en el barrio, hoy casi olvidado y con más cemento especulativo que ningún otro de la ciudad; pero a pesar de todo, forma parte de esa Málaga que tanto quiero y nunca olvido. Es como una preciosa mujer a la nunca puedes dejar de amara pesar de todos los pesares. Desde esos años ya lejanos la plaza de toros de La Malagueña ha sido protagonista de muchos de mis reportajes y muchos eventos grandiosas. Todos en su mayoría han tenido por bandera el barrio y la mujer malagueña, la plaza de toro por ser un icono y nuestra manera de ser por su arte y tronío. Es que además es una forma de vivir. Puede que esté considerada Málaga como una de las mejores formas de vivir del mundo.

Acuarela colección "Mujeres sin Rostro"
Recuerdo que la mítica marca de deportivos italiana Ferrari pidió permiso, que lo facilité gracias al empresario entonces Manuel Martín, para besar con sus ruedas dando varias vueltas al ruedo por el albero malagueño. 
Reportaje fotográfico realizado al "Club Ferrari Europa". © Antonio Diestro
Un recuerdo de la visita de Harley Davidson a La Malagueña. Una forma de vivir
como en mi casa en Málaga. Toda una filosofía.
La también legendaria marca americana Harley Davidson con la que trabajé en un reportaje “La bravura de Milwaukee la Arena  de La Malagueña”. Era una presentación para nuestro país de los modelos de motocicletas americanos, yo compré una, … de eso ya han pasado unos cuantos lustros.  Por ello, y queriendo tanto a mi barrio, a La Malagueña, en definitiva a Málaga. Les explicaré porque de este reportaje que en su segunda parte toma el relevo para entrar de nuevo en el futuro:  Dedicado "A Sara Spínola"... Eres el futuro.



No hay comentarios:

Publicar un comentario